16 Ene 24 230

Las masajistas africanas nunca habían visto una polla como la mía

+ 0No se puede votar dos veces

Descripción

Nunca antes me habían atendido dos masajistas juntas, así que tuve mucha suerte de que la masajista africana tuviera una ayudante ese día. Sobre todo porque era la primera vez que tenía que trabajar sobre el cuerpo de un hombre desnudo, y nunca antes había visto una polla como la mía. ¡Se le hacía agua la boca! Apenas me la tocó se me puso como una piedra, así que la guarra se tentó y se puso a chupármela. La masajista Se le sumó para enseñarle a darle buenas mamadas a los clientes, y acabé follándomelas juntas, mientras se tocaban y se chupaban las tetas frente a mí.

Categorías