17 Nov 22 407

La profesora de guitarra dedicó la mitad de la clase a follar

+ 2No se puede votar dos veces

Descripción

Hacía ya varias clases que venía coqueteando a la profesora de guitarra. La sensualidad de sus manos y sus dedos al tocar el instrumento más su excelente interpretación, me ponían la polla dura como una piedra. Soñaba con verla usando esas mismas manos para masturbarme la polla, así que puse en marcha mi plan de seducción. Argumentando que me dolían los dedos, le propuse tomarnos un descanso y me preguntó que quería hacer durante ese rato. La respuesta era evidente. ¡Follármela! Por suerte, la pelirroja putona también me tenía ganas, así que la puse a cuatro patas sobre el suelo y me la clavé hasta el fondo.